miércoles, 7 de febrero de 2007

Metro

Llegué a París el mismo día que comenzaba una importante huelga general de transporte de varios días, después entendí por qué mi avión, que hacía escala en Alemania, se había quedado unas horitas de mas en Frankfurt, el aeropuerto de París estaba cerrado hasta nuevo aviso. Sin saber hablar una otra cosa que español y habiendo dejado mi país en pleno conflicto petrolero, tuve un momento de pánico y de soledad muy agudo.

Cuando llegué finalmente a París, el francés, que había tenido también mil inconvenientes para venir, estaba ahí esperándome desde hacía un momento. Una semana después, yo ya estaba inscrito en la escuela de idiomas y me quedaba por tramitar los papeles de la visa, pero ese es otro cuento.

Insisto en lo de la huelga de transporte, porque entré en París montado en un taxi y no en Metro como normalmente le toca a uno cuando viene del aeropuerto. Ahora recuerdo que la vez anterior había venido en tren TGV desde Milano, (trenes a gran velocidad que salen de seis estaciones principales y comunican París a las diferentes regiones de Francia y del resto de Europa) pero esa también es otra historia, ese viaje fué de turismo. Este viaje era de migración.

Mis primeras salidas solo, las hice a pie y en estrella, de la casa a la esquina, de la esquina a la casa, de la casa a la plaza, de la plaza a la casa, y así. Con un miedo de perderme... no tenía celular, no tenía lengua y no tenía a quien llamar en caso de emergencia, estaba totalmente idiotizado. Pero caminar era un placer.
El francés me compró un pase de un mes y un plano de París por distritos y como tenía tiempo, me lo tomé con calma. Le dije que me escribiera la dirección y el teléfono de la casa en un papel que tuve siempre en un bolsillo (hasta que se deshizo). Así me fui solo a la calle, a conocer la ciudad, pero no fue sino tres días después de mi llegada que me monté solo en el metro.
Me volví loco con tantas lineas y estaciones. Me perdí mas de mil veces, sobre todo perdí la noción del tiempo y me asustó no escuchar nunca el español en la calle.
El sistema metro consta de 16 líneas y mas de 100 estaciones, identificadas con los números del 1 al 14, con dos líneas menores llamadas 3bis y 7bis (en la 7bis hay una estación Bolívar). Es la tercera red de metro más extensa de Europa, tras el Metro de Londres y el Metro de Madrid. El punto central de la red, la estación de Châtelet-Les halles, es la estación subterránea de metro más grande del mundo que entrará en reconstrucción pronto con el projecto de “Les Halles” por el cual se hizo un concurso el año pasado. Hay muchas estaciones que no he hecho todavía.
La primera vez que me monté en el RER (Réseau Express Régional que es una red de ferrocarril suburbano) fui con un amigo mexicano que conocí en la escuela. A simple vista no me di cuenta de lo sucio y maloliente de las estaciones, solo pensé : Que maravilla!! Vamos a llegar mas rápido que el Metro porque estamos todavía mas abajo!! También me fijé en que los trenes y andenes son mas amplios y las estaciones están mas espaciadas (el trayecto de 2 estaciones en RER equivale a 6 o 7 en el Metro). Pero la maravilla se acabó cuando, tiempo después, me vi en la obligación de tomarlo para ir a la universidad en las mañanas, junto a toda París que se mueve en la misma dirección que tu a esas horas.

Meses después comencé a montarme en los autobuses, siempre con miedo de equivocarme de linea y terminar como la mujer de ACUDE perdido en algún rincón hinóspito de Francia. Pero no hay nada de que temer, porque todo está super bien explicado y cada dos metros hay un letrero o una señal indicando la dirección (tanto en la calle como en el metro). París es anti pendejo.

El sistema de transporte francés, con excepción de algunas veces, es muy regular y programado en eso es igualito al Metro de Caracas, bueno, el Metro de Caracas es tecnología francesa. Incluso tiene una pagina donde puedes consultar en linea los planos, las transferencias, los horarios y las estaciones para cada trayecto. Y puedes contar con ello para llegar puntual al trabajo. No hay excusa!!
Igual pasa con el sistema de telefonía celular, han instalado antenas en los túneles y puedes hablar tranquilamente desde cualquier linea, incluso desde el RER. De hecho molesta un poco, sobre todo por los diferentes idiomas y tonos de voz.

Ahora, desde hace dos años están rompiendo toda la ciudad reduciendo algunas calles y avenidas para construir aceras mas grandes y canales de Bus y de bicicletas separados. También hicieron un tranvía. La idea es mejorar y promover aun más el sistema de transporte público. Sin embargo la gente anda como loca porque nadie quiere dejar “la comodidad” del carro.


La idea de todo esto es de reducir la contaminación y el recalentamiento del planeta yo creo que están anticipando el día en que se acabe el petróleo.

10 comentarios:

Ozornax dijo...

Contrastes....Mi primer metro fue en Buenos Aires en 1978, recuerdo una ficha ranurada que cubria el costo de cualquier viaje...en tiempos de huesito Videla. Estuve en el de Londres en 1992 y lo que recuerdo son unos chamos maquillados como Boy George (Era el ocaso de la Thatcher)...Ese mismo año Lisboa atrapó mi corazón urbanístico con su sistema de transporte superficial (autobuses)...Todavía recuerdo la emoción cuando me subí al tramo Chacaito - Capitolio en tiempos de Luis Herrera, el sonido al arrancar era como una trompeta Vikinga...

unocontodo dijo...

Bien interesante... saludos.

Blog de LuisMA dijo...

On se connait?

Saucisse dijo...

no creo

Joan Guerrero dijo...

Los dominicanos vamos a conocer lo que es este sistema de transporte dentro de meses, ya casi. Aunque la población en total está dividida ante la construcción del metro, no hay dudas de que todos quieren montarse. Sólo para ver cómo se siente.

De mi parte, no creo conveniente que este sistema agilice el transporte público. Uno desearía un metro, pero no ahora.

Biotica dijo...

Mijiticooooooooo!

Gracias por la invitación a tu blog.... de no ser por el comentario que me dejaste, ni me entero!!!

Siempre ha sido un placer para mi leerte: postales, cartas, chat y ahora el blog... seguire tu agenta de cerquita!

Te quiero mucho y te extraño por demas!

Saludos al frances!

BESOS :-)

Willy, el tímido dijo...

¡Que rica tu nota sobre el metro!
Además muy descriptiva. Me sentí viajando en el vagón con el gentío, o escuchando a la gente hablando por el celular en varios idiomas.

Y la imagen de una ciudad con aceras más grandes suena a cielo. Lo mejor lomejor fue lo de las ciclovías. Ojalá Caracas en algún momento promueva el uso de las bicicletas. Sueño con ir al trabajo en dos pedales.

Es definitivo. Este blog será punto de parada obligatoria desde hoy en mi viaje por la bloggósfera.

Abrazos gorilas

Andreina dijo...

Salut, Saucisse!!!
Je suis ravie de découvrir ton blog!
Comment ça se fait que tu habites a Paris depuis 4 ans et c'est maintenant que tu nous racontes tes histoires???

J'habitait à Marseille... Ce n'est pas pareil que Paris mais je connais bien les français et ses habitudes... ils sont tous un peu fous!

Je continue a te lire pour en savoir plus...
Bisous!

Estupor dijo...

Hola Saucisse. No sé si conoces una película de Louis Malle titulada "Zazie en el metro". Cuenta una historia parecida a la tuya; la de una niña que llega a París con la ilusión de ver este extraño medio de transporte subterráneo.
***
A mi me divierte mucho el metro de la Ciudad de México porque las estaciones son reconocibles no sólo por el nombre, sino también por un icono determinado.
***
Los metros de París y de Viena tienen cierto sabor modernista. Aunque sin duda me quedo con el de París, esa escena del "Último tango..." de Bertolucci cuando Marlon Brando llega a la casa se ha quedado grabada en mi cabeza.
***
Las estaciones del metro de Madrid eran de azulejos blancos, lo que le daban un toque cálido y familiar, como de cocina gigante y subterránea. Los diseñó un arquitecto llamado Palacios.
***
A mi casa de Madrid llega el Metro dentro de tres semanas (después de dos años de obras). Tengo unas ganas locas de verlo. Hasta el momento puedo imaginar que han estado en huelga.
***
También me gustaría ser urbanista.

Saucisse dijo...

A mi me encanta el metro de Paris y al contrario de los franceses, lo que mas me gusta son las transferencias. Me parece impensable todos los pasillos y túneles. ;)

Vivan lo suficiente para encontrar al bueno. Protéjanse!!

Sean lo que quieran, pero protéjanse!

Saucisse también está aqui :