sábado, 14 de julio de 2007

Un día de trabajo III

... Sin duda que se toman muchos riesgos, de parte y parte, cuando se entra o mas bien se intenta entrar en las casas-vidas de la gente.

El lunes pasado me llegó un obrero que pone cerámica (ceramiquero?), un polaco que habla español. Si, un polaco que habla español. Un tipo de 45 años aproximadamente, vestido de marrón de los pies a la cabeza, con manos de boxeador, cara de matón o expresidiario y un olor a alcohol que lo acompaña siempre.

Me pasó algo gracioso con el tipo al momento de las presentaciones porque cuando le dije que yo era venezolano, me comentó : Venezuela = cocaína... Polonia = anfetaminas... Alguna aclaratoria?

Pues llegado el momento (8h30) lo llevé al apartamento de turno para enseñarle lo que tenía que hacer. Sonamos a la puerta y abrió una chica como de 35 años en bata de baño y con el cabello húmedo. Al hombre se le pusieron los ojos como dos pepitas de oro. Después de la respectiva presentación – buenos días señora... bla, bla, bla... le expliqué que íbamos a pasar ese día para poner la cerámica del baño y que el obrero volvía en unos minutos con los materiales para comenzar.

Nos fuimos y durante el camino creí verle la baba al hombre que cual lobo feroz, se veía ya comiéndose a la caperucita... nunca fue tan rápido (de hecho no lo es para nada), pero ese día en solo unos minutos ya estaba de vuelta con la llave y los materiales para empezar bien tempranito. Con esa motivación...

No sé porque razón se me metió una idea rara en la cabeza y no quise dejarlo solo con la chica, así que me le pegué atrás y entré con él al apartamento, y aunque tenia mil cosas que hacer y a otros obreros para repartir en otras actividades, me quedé con él hasta que ella salió de la habitación vestida hasta el cuello y bien entaconada. Nos pusimos a hablar y luego se fue. Yo salí detrás de ella con mi consciencia tranquila.

Hasta el día de hoy él parece mas buena gente e inofensivo que un eunuco, esperemos que no se le pase la mano con el alcohol para que no se transforme en Hulk.

11 comentarios:

Mil Orillas dijo...

Esta serie (los cuentos de tu trabajo) es excelente. Probablemente el polaco tabajó en España.Aquí la comunidad polaca es enorme. Hiciste bien. Uno debe hacer caso a la intuición.
Tengo tiempo leyéndote pero no había comentado. Me gusta mucho tu blog.
Como te dije arriba, lo que relatas de tu trabajo es genial. Cada apartamento encierra una historia!

cariños

Saucisse dijo...

Gracias me gustan las aventuras que me ofrece este trabajo. Hay mucha mierda, pero siempre se le puede ver el lado positivo!

Alleta dijo...

Uff hiciste bien en esperar a que la chica saliera...con es cara de lobo que dices que tenia el señor :S !!!

Ozornax dijo...

Cuando leo tus relatos mi desquiciada memoria empieza a hacer asociaciones absurdas, debe ser por la capacidad que tienes de inspirar imágenes. Por un lado te imaginé entrando al apartamento al estilo Robert Deniro en la película "Brasil" para efectuar las reparaciones. Por otro lado, me acordé de los inviernos en Argentina dónde me veían como loco por bañarme todos los días (como buen venezolano). Como estaba en una zona de muchos inmigrantes alemanes, rusos y polacos llegaron a decirme: Che en Invierno tenés que bañárte completo sólo una vez a la semana, de resto basta con el baño del Polaco: "Pata, bola y sobaco". Saludos y suerte en tus indagaciones domiciliarias laborales.

rominita chii dijo...

Que miedo!!!!
Me puse de inmediato en el lugar de la chica y yo estaría muy contenta de no tener que quedarme sola con el lobo feroz.
Muy atinado de tu parte seguir a la intuición, porque siempre es preferible prevenir que curar. Capaz el Sr. Polaco es un gran tipo, pero uno ve caras pero no corazones.
Cariños y gracias por los saludos cumpleañeros!!!

El pez dijo...

Yo desde luego no me quedaria solo con un ceramiquero polaco, creo.

Jacqueline dijo...

Saucisse, qué príncipe!!!

IMAGINA dijo...

Debe ser una enorme responsabilidad tener que supervisar el trabajo de un montón de gente que no conoces bien y que van a trabajar en casas habitadas de gente que no conoces de nada!

(Me reí mucho con el comentario de Ozornax),
Saludos,

Saucisse dijo...

Es super dificil, sobre todo cuando entras a las 8h30 de la mañana y la gente todavia tiene las lagañas pegadas de los ojos... y tu llegas porque vas a montar la nueva bañera... o a cambiar la pintura de la cocina.
Si supieran que tripeo full con el ceramiquero polaco!!

Atenea o Minerva dijo...

Jaaaaaaaajaja acabo de llegar a este blog después de pasar una noche sin tener nada interesante que leer en la blogosfera. Definitivamente me declaro fan. Y no solo porque estes del otro lado del atlantico

RUPUX dijo...

Tengo mucho de haber descubierto tu blog, pero hasta hoy tuve el tiempo para hacer comentarios. Casi me caí de la silla leyendo lo de los bomberos!!! Que bueno que eres una persona con valores, muy pocos se hubieran arriesgado por alguien que no conocen. Te entiendo mucho en lo de tu trabajo, tengo un amigo que se dedica a reparar apartamentos en Strasbourg y me cuenta cada anécdota, pero eso es lo bueno de tu trabajo, algo nuevo de que hablar!!
Exitos,

Vivan lo suficiente para encontrar al bueno. Protéjanse!!

Sean lo que quieran, pero protéjanse!

Saucisse también está aqui :