viernes, 3 de octubre de 2008

Antes de ir a dormir

Anoche me quedé dormido viendo el reflejo de una luz que entraba por la ventana. Era la luz de un poste y el reflector de la torre Eiffel que se veía desde la calle de atrás. pues si, desde mi ventana no se ve la torre Eiffel, se ve el reflejo de un rayo que sale del faro que está en lo mas alto de la torre Eiffel.

Es que están demoliendo tres edificios al lado de mi casa, y lo que antes estaba encerrado detras de tres fachadas y tres patios traseros, ahora esta abierto y desde la ventana de mi habitación se ve hasta la calle de atras.

En fin, que me quedé dormido, pensando al principio, en la transformación y los cambios que estan pasando en mi barrio y luego, por asociación de ideas, en los momentos antes que tomara la decisión de venirme a Paris.

Recordé que para ese entonces, en ese momento “todos” queríamos un cambio, pero nadie se atravía a tomar la decisión hasta que alguien de mi entorno (que también quería un cambio) tomó una decisión que lo transformó todo. Es decir que ese cambio, no sólo transformó “todo” sino que fue generador de un sin fin de transformaciones que vinieron después y para todos. Nada quedó igual, y todos a mi alrededor cambiaron de una manera u otra.

El poder colectivo... que lo llaman. Trabajo, familia, vivienda, etc. Y todo comenzó progresivamente, desde lo mas grande, lo mas visible, lo mas grupal hasta lo mas individual y directo. Luego vino Paris como consecuancia de mis propias desiciones.

Ultimamente se están llevando a cabo algunos cambios, yo estoy estoy pidiendo cambios en mi vida y todas las piezas del rompecabezas están comenzando a moverse. Cambios en la casa, cambios en el trabajo y siento que mi entorno se está preparando para los cambios que vienen.

El problema de desear “cambios” es que por mucho que queramos preveer la transformación, visualizando o imaginando cosas y situaciones, nunca sabemos cual pieza se va a mover primero y en que direccion. Solo se puede visualisar el resultado.

Hoy me desperté en un verdadero dia de otoño con lluvia y viento frio, además tuve un día de mierda en el trabajo. No dejo de pensar que estoy harto y aunque no quiero verbalizarlo para evitar que la cosa se vaya para donde no quiero, siempre termino en el mismo punto. Todo se esta moviendo lentamente pero moviendose al fin y al cabo.

Yo sé a donde voy, lo que no sé es como llegar. Eso es lo que me da miedo, el miedo se transforma en stress, y el stress en perdida de energia o desenfoque y al estar desenfocado no puedo ver hacia donde voy... me explico?

2 comentarios:

Silvia dijo...

Te explicas perfectamente, Saucisse, se como se siente el miedo a cambiar, es una parte de nosotros deseando desesperadamente el cambio y la otra aterrada frente a las consecuencias que acarrea,pero sabes que si te ayuda en algo, piensa que todo cambia a diario, ni tan solo un instante de nuestras vidas (por mas rutinarias que sean)
se parece a otro, lo que ocurre es que no lo notamos porque entonces hay que asumirlos,y eso si da miedo!. Si pides el cambio, si los necesitas, dejate llevar, ve modificando de lo mas pequeño,hasta lo mas grande y disfruta de ese cosquilleo que da lo nuevo!! con miedo y todo!!

Cariños

Silvia

Mariale divagando dijo...

Tu último párrafo describe más o menos cómo me he estado sintiendo...

Creo que la clave está en tratar de mantenerte lo más calmado posible, de manera que los niveles de stress no lleguen a desenfocarte tanto.

Vivan lo suficiente para encontrar al bueno. Protéjanse!!

Sean lo que quieran, pero protéjanse!

Saucisse también está aqui :