viernes, 11 de enero de 2008

Navidades en Venezuela

Parece que hace un año que Las hormigas en Francia caminan con elegancia y se me había olvidado celebrarlo, así que decidí festejarlo como se debe publicando una serie que he decidido llamar "Navidades en Venezuela". Aquí voy pues con una primera entrega.

---


Ya llegué, estoy aquí y lo veo todo muy raro. (En Venezuela)

Lo primero que hice al subir del aeropuerto fue ir a una tasca de la Plaza Venezuela... llegué el viernes 14 de diciembre, con todo lo que eso pueda significar. En el estadio universitario jugaban los del Caracas contra los Tiburones creo, y me tiré 3 horas para subir desde
La Guaira. “Ya pagaron los aguinaldos y ya nos los gastamos también…” me dijo un office-boy meando en los urinarios de la tasca.

La gente me habla y no les entiendo, pero que me dicen? Que agobio!

Te imaginas diciembre en Caracas? La gente, los carros, las colas, la música, los vendedores ambulantes, las conservas de coco y yo con tos, la bebedera, la rumba, las tetas afuera, los culotes, las barrigotas, las laticas, las camionetotas, las cavas abiertas con el hielero, los yo no sé cuantos tipos de la misma cerveza... Aquí la gente está en otra cosa. En todo caso, reprimidos no están.

En la tasca, un grupo toca el merengue mas cutre pero mas sabroso que jamás han bailado las parejitas presentes y que jamas mis oídos hayan escuchado. No sabía que el look “Diveana” todavía estaba de moda. En todo caso, la chica canta con gusto y se lo esta gozando, sera por eso que todo el mundo está bailando? no cabe un alma. El whisky se desborda de los vasos, parece que todos queremos olvidar algo.

Pedí un ron con limón para la gripe y mi hermano un plato de tequeños por aquello de la bienvenida, vinimos a encontrarnos con dos “panitas” y la verdad me cuesta entender lo que dicen. La gente está malandrísima y ya la mujer ésta me esta aturdiendo con los alaridos que pega. El lugar es muy pequeño. No, mas bien hay demasiada gente. Lo que queremos es gozar.

En el local de al lado hay un grupo de Gaitas, todos son gordos, con franelotas apretaditas y los blue jeans debajo de las barrigas, el nombre del grupo se deforma todo “los no sé que de Cabimas” se llaman, todos igualitos. Viéndolo bien aquí también todos están gordos. Sera la escasez? Parece que desde hace tiempo no se consigue leche ni azúcar, pero a quien le importa, estamos en diciembre, tenemos whisky y esta noche nos lo bebemos todo, que aquí lo que hay es plata carajo!!

No aguanto mas la garganta, la calefacción del avión estaba un poco fuerte y aquí lo que está haciendo es un frío que casi me creo en París. Dejé la chaqueta en el carro para no rayarme pero la hubiera necesitado. No vale, tu lo que necesitas es un segundo ron y un tercero, me dice el panita, pero seco porque el limón es de botella, le digo yo. Los panitas tenían filo y se tragaron los tequeños hirviendo, espero que se hayan quemado la lengua y todo el esófago como Dios manda, porque yo por estar esperando a que se enfriaran (con mis maneras afrancesadas) me comí uno solo.

Una hora y media después y bien colocados salimos de la tasquita y dejamos a los panitas con sus whiskys pescando, a ver que par de tetas se cojen esta noche. Nosotros nos vamos a dar una vuelta por la “cota mil” porque ahora si se puede rodar fluidamente. Me encanta esta ciudad, me gusta ir serpenteando la ciudad cerquita de El Avila, me gustan las lucesitas a lo lejos. Y ahora que estamos en navidad “todo” prende y apaga... Aquí como que la gente no paga la luz? o que es muy barata? Y el desarrollo sustentable? Porque dejan las luces prendidas toda la noche? En París la Torre Eiffel se apaga a la media noche.

Nos fuimos corriendo como la letra del aguinaldo : que ya faltan cinco p’a las doce... ...me voy corriendo a la casa a abrazar a mi mamá... Llegamos a la casa y efectivamente mi madrecita nos esperaba con un caldo de res... me quedé sin palabras.


5 comentarios:

guayi dijo...

Esta experiencia me mata de la risa, cada vez que vuelvo a caracas entro en la dimensión desconocida, amo caracas es una cuidad linda con el avila, que la llena de una dimensión especial. Todos están gordos y yo que me quejo de USA, pero definitivamente no se que pasa que la gente esta muy gorda...
Como decimos hay que tripearsela como viene no?

Lascivus dijo...

¡Qué buen relato! Es muy interesante conocer la impresión que recibe alguien que llega desde afuera a este desbarajuste, sobre todo si esa persona viene de regreso, pues nosotros, estando sumergidos en este bochinche, perdemos la perpectiva y creemos que tanta locura tropical es de lo más común...

Esperare la continuación, y ¡felicitaciones por tu blog!

Ozornax dijo...

Siempre muy apreciado y nunca suficientemente ponderado Sauccise:
En 1er lugar saludarte y desearte un feliz año 2008, esperando además que las navidades hayan sido "güenas" para ti. Por lo que veo viniste a la gran Caracas. Tengo algunos comentarios sobre tus comentarios. Será porque estoy metido en este "coje culo" todo los días que no me doy cuenta de algunas cosas. "... la bebedera, la rumba, las tetas afuera, los culotes,..." pues yo no vi ni una teta ni un buen culo y me quedé con las ganas... Barrigas si vi que jode. Efectivamente, la gente anda en una de nostalgia de merengues antiguos, diveana y cosas así. Lo que faltó fue que "re-vivieran" a Natusha y la tecno-lambada (pero bueno ya habrá otras navidades). En cuanto a las gaitas, en lo personal no me gustan, pero tengo remembranzas de cuando me ha todado ir a Maracaibo a trabajar el tan mentado "asesoramiento urbano". Lo que te puedo decir es que maracucho que no sea gordo y bigotón y que use la franela y los bluejeanes, tal como describes, no es maracucho. Lo cierto es que la barriga no les impider bailar con mucho "zuing". Espero no ofender a ningún maracucho, lo digo con mucho afecto y con 73,5% de humor (De todas formas acepto derecho a réplica contra los "caracuchos"). Lo otro es que lamento que no hayamos podido cuadrar un encuentro para la competencia de "arepas". Por cierto, ¿ya regresaste a Paris o todavía tienes un pie en Caracas? No me acuerdo si te conté que a finales del año pasado conocí personalmente a Moniqueen (Blog La Corotera) que se vino desde el Africa lejana a pasar un mes con su familia aqui en ccs. Espero mas noticias tuyas y te saludo con afecto. Gracias por el comentario que dejaste en el blog sobre mi dilema antroplógico.

Saucisse dijo...

Pues si, ya estoy de regreso en Paris y la verdad, no tuve mucho tiempo en Ccs, solo 4 dias. Me faltaron muchas cosas por hacer lo de las arepas quedará para la proxima!!

Y como es eso que no has visto tetas, si pareciera que todas las mujeres de ese pais se operaron. Las tiene montadas en la garganta!!

Ozornax dijo...

Bueno, lo que quiero decir es que no las ví en su "esplendor", es decir, a flor de piel, sino debajo de alguún ajustado sostén o estraple. En Aruba si ví unos buenos "topless" en la playa de chicas gringas y/o holandesas. En materia de seguridad agroalimentaria me gustan los melones orgánicos y naturales, no los "sin-téticos". Mucho éxito este año para ti.

Vivan lo suficiente para encontrar al bueno. Protéjanse!!

Sean lo que quieran, pero protéjanse!

Saucisse también está aqui :