jueves, 3 de abril de 2008

Mi mama no me pegaba!

Cuando era niño me asustaban los locos. Quizas porque alguna vez me dijeron, como a casi todos los niños : si no te portas bien le voy a decir al loco que te lleve... mas grande comprendí que esos que yo llamaba locos eran mas bien borrachines y pordioseros, muchos de ellos renegados de la sociedad y obligados a vivir en la miseria de la calle.

Colina no era loco, era mas bien un borracho como tantos. Un hombre como de 40 años, de piel morena, andrajoso y maloliente. Colina deanbulaba por los lados de la panadería como a eso de las 6 de la tarde, que era cuando todo el barrio venía a comprar lo que fuera, himnotizados por el holor del pan caliente.

Situado estratégicamente entre la panadería y el abasto, lograba recojer una cuantas monedas para comprarse aunque fuera una botella de anís mas allá, en la licorería de la esquina.

Colina tenía una compañera con la que se le veía de vez en cuando. Una negra bembona que tenía la cara mas remendada que una pelota de fútbol, y que repetía monotemática al mismo tiempo que exibía una nueva sicatriz “...mi mama no me pegaba...”. Nombre con el que la bautizamos.

No sé que me daba mas miedo, si el negro canoso, borracho y medio desnudo que tiraba la mano tratando de atrapar la bota del pantalon de algun transeúnte; o la negra bembona que se desfiguraba día a día.

No sé si en otro lugar es igual pero en Francia, hasta los loquitos, recojelatas, pordioseros y mendigos son tratados como personas y hasta se pudiera decir que tienen derechos iguales que los demas. Tienen derecho a comer caliente, tienen derecho a montarse en el transporte público, tienen derecho a entrar en las bibliotecas públicas (si, los loquitos leen), etc.

Y lo mejor de todo es que hay gente que viene a acompañarlos de día, sobre todo durante el invierno. Sí, gente que se sienta con ellos y viene a hablarles... a veces hasta a tomar un trago con ellos, que los he visto con las laticas de cerveza...

Pero que tratan de hacer?

Pues convencerlos para que no se queden en la calle durante la noche y que vayan a los centros de rehabilitación para que al menos se laven y puedan cambiarse la ropa.

No sé si sería capaz de hablarle a Colina si me lo encontrara de frente hoy en día, pero en todo caso me hubiera gustado saber que alguien le hablaba para decirle otra cosa que : vete de aqui borracho asqueroso! Me hubiera gustado saber que alguien le dijo alguna vez que a las mujeres no se les pega. Pero por sobre todo me hubiera gustado saber que alguien le dijo que había otra salida mas allá del alcohol y la mendicidad. Y que en vez de morir atropellado murió tranquilo en una cama limpia.

Quizas sea algo superficial, es decir, quizas lo de los derechos en Francia sea solo política o una manera de disfrazar los enormes problemas sociales que tiene esta ciudad, pero en todo caso da una imagen mas humana y menos sectaria con respecto a esos que no tienen la misma suerte que uno.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

...Es triste acordarse de los "loquitos" que veíamos de pequeños. En mi colonia, teníamos uno al que llamaban "son siete", ya que eso era lo que repetía todo el tiempo, lo cuidaba su mamá, una señora bajita, delgada hasta los huesos, pero en fin, una madre, como ninguna...no permitía que nadie lo maltratara y le conseguía comida, como fuese posible. Ojalá en nuestros paises se hiciera algo por los LOQUITOS...
Saludos,
Mirna

Itzi Citlally dijo...

Si es cierto me acuerdo de eso de si no te portas bien te va a llevar el loquito o el viejo que es lo que dicen alla en Mexico le voy a decir a el viejo que te lleve jajaja como me acuerdo de eso .
Saludos desde Warrenton , Virginia USA

Vivan lo suficiente para encontrar al bueno. Protéjanse!!

Sean lo que quieran, pero protéjanse!

Saucisse también está aqui :